HOLANDA, donde se fabrican los zuecos y los mejores quesos del mundo

Agua, molinos, vacas, hierba (de muchos tipos jaja)… Es difícil definir este maravilloso país con solo una palabra. Desde el momento en que entramos en Nederland, su paisaje te enamora. Mires por donde mires hay campos verdes, molinos y muchísima agua.

Ya habíamos ido a Holanda antes de tener a los niños, pero realmente disfrutamos mucho más con ellos. Hay países en los que quizás no te atrevas a ir con niños, pero os aseguramos que Holanda es el país perfecto para visitar (incluso vivir) con los más peques de la casa. Todo está pensado para ellos, todo es magnífico.

Holanda es un país de pequeñas dimensiones (aunque eso no lo priva de ser un GRAN país) y esto te permite ir de un sitio a otro y recorrer grandes lugares sin necesidad de viajar demasiado.
Nuestra primera parada fue en Alkmaar, donde nos hospedamos. Todos los viernes por la mañana hay un mercado de quesos en la plaza de la ciudad. Así que si sois adictos a los quesos… esta es vuestra ciudad.

Al día siguiente nos fuimos a Zaanse Schans, donde hay una tienda enorme de zuecos. Hay de todos los tamaños, colores, estilos… En la tienda siempre hay un hombre haciendo una demostración de cómo se fabrican los zuecos y explicando el por qué y cómo surgió la idea de estos zapatos tan extravagantes. Eso si sois capaces de entender algo de holandés… jaja. Normalmente, en los países nórdicos, si hablas o entiendes un poco de inglés no tienes ningún problema para comunicarte, no os asustéis.

822. Holanda-Zaanse Schans.JPG

826. Holanda-Zaanse Schans.JPG

865. Holanda-Zaanse Schans.JPG

En la parte de afuera de la tienda hay unos zuecos gigantes donde puedes sacarte la típica foto metido dentro del zueco. El lugar está rodeado de canales de agua, con patitos, cisnes… un paisaje simplemente impresionante. Y, como somos una familia muy quesera, también fuimos a visitar la tienda de quesos que está al lado. Jamás habíamos visto tanta variedad de quesos. Los hay de todo tipo, de todos los gustos y de todos los colores, literalmente. Con tomate, con comino, con pesto… de todo lo que puedas imaginar. Puedes recorrer la tienda e ir probando cuál te gusta más, aunque es difícil decidirse por un solo queso.

Esta zona es muy turística, así que hay muchas cosas para ver. Algunos molinos están abiertos para que entres a visitarlos. Nosotros fuimos a un molino de especies al que vale la pena ir. Además, las vistas desde los molinos son una pasada.

874. Holanda-Zaanse Schans.JPG

Y de ahí nos fuimos a un pueblo costero, Volendam. El pueblo en sí es muuuuuy bonito, pero es que además hay tiendas en las que te puedes hacer una foto con los típicos vestidos holandeses. La verdad es que no podíamos irnos de ahí sin vestirnos como unos auténticos holandeses.

Si vas a Holanda sí o sí hay que dedicarle uno o dos días a Amsterdam. Tiene tanto por ver y recorrer. Después de caminar por todo el centro y descubrir sus calles (si vais con niños cuidado con la zona roja…) y “aromas”, volvimos otro día a esta maravillosa ciudad para hacer una excursión en barquita por sus canales. Realmente es una ciudad preciosa y merece la pena recorrer sus canales.

902. Holanda-Amsterdam.JPG

918. Holanda-Amsterdam.JPG

944. Holanda-Amsterdam.JPG

Y como también nos gusta que nuestros hijos sean conscientes de la historia que envuelve a los lugares que visitamos, decidimos ir a la casa de Anna Frank. Las colas para entrar en esta casa-museo son eternas, así que nosotros llamamos para pedir hora. Eso sí, recordad que es un país nórdico, si tu cita es a las 12pm tienes que ser puntual. Pero realmente para nosotros era un imperdible y no nos arrepentimos de haber ido. Solo imaginar todo lo que esconden esas paredes, es una experiencia inexplicable. Aunque lo intentamos, fue difícil contener las lágrimas.

En esta casa hay que pagar entrada, pero hay muchos que prefieren ir a la casa de Corrie ten Boom. En nuestra opinión, vale la pena ir a cualquiera de las dos. Ambas casas guardan historias fascinantes a la vez que terroríficas por todo lo que representó esa guerra histórica.

En otras ocasiones ya habíamos visitado Den Helder y Zwolle, pero nos quedaron muchísimas cosas por hacer. Una de ellas fue ver los campos de tulipanes, pero estos solo pueden verse en primavera. Así que, nos queda pendiente hacer una visita en Semana Santa a Keukenhof, donde se encuentra la exposición de flores más grande del mundo.

También nos quedamos con las ganas de ir a Giethoorn, Roterdam, La Haya… pero claro, para conocer mucho de un país tienes que ir muuuuchos días. O puedes no visitar todo en un mismo viaje y así tener la excusa perfecta para poder volver. Y creo que esto es lo que tendremos que hacer nosotros… volver a Holanda 🙂


One response to “HOLANDA, donde se fabrican los zuecos y los mejores quesos del mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s