This happened in London… IN LONDON??

Cualquier adicto a Friends (como yo) se acordará de esta frase de Joey cuando descubre que Chandler y Mónica son algo más que amigos. Sí, IN LONDON. Aquí empieza este nuevo viaje más que emocionante.
Inglaterra es uno de nuestros destinos más frecuentes, sobre todo para disfrutar de la familia. Pero siempre habíamos ido a Oxford (ciudad preciosa y que merece un largo post… ¿será el próximo?); nunca habíamos tenido la oportunidad de dejarnos caer una semanita en Londres.
Así que, como a nosotros no nos hace falta que nos insistan demasiado para emprender viaje, pues encontramos una muy buena excusa para hacerlo. Teníamos unos amigos que querían conocer la ciudad… no me lo digáis dos veces que ahí vamos.
Buscamos fechas libres para todos. ¿Semana Santa? Uf, quizás un poco caro… pero si se busca con tiempo, ya sabéis. Se pueden encontrar precios muy económicos, pero con antelación. No lo pensamos demasiado y, enseguida que encontramos vuelos baratos, los compramos.
Lo siguiente fue buscar apartamento, que siempre es mejor que un hotel si sois muchos. Es más cómodo, puedes cocinar, compartir más momentos con los amigos… Y, a partir de ahí, a planear el día a día.

Día 1: El avión aterrizaba por la tarde temprano, todavía había luz. Eso nos permitió ir más tranquilos con los niños. Compramos los billetes ida y vuelta en autobús para ir del aeropuerto Stansted a Londres. Es muy cómodo y económico. Si no recuerdo mal, en una horita llegas al centro. De ahí ya nos fuimos a coger el metro que nos dejaría al lado del apartamento.
NOTA MUY IMPORTANTE: Siempre que viajéis, explorad un poco la zona con el Google. No cuesta nada y os servirá para saber si hay supermercados, farmacias, lugares donde comer… También podéis investigar un poco para conocer si la zona es segura o no tanto. No es lo mismo viajar solo que viajar con niños. Es importante que el barrio sea seguro, así disfrutaremos y descansaremos más.
Como ya habíamos chafardeado la zona por internet, sabíamos que al ladito del apartamento teníamos un supermercado y, no menos importante, un FISH&CHIPS. Dejamos las maletas en el apartamento y nos fuimos a comprar alimentos esenciales para sobrevivir una semana en Londres: custard cream, flapjack, chocolate fudge cake, crumpets, cream, butter… vaya, lo justo y necesario 
Y, como estábamos cansaditos y de vacaciones, no teníamos ganas de cocinar. La excusa perfecta para comer un buen fish&chips en casita.

Día 2: Día enterito para explorar la zona de Westminster. Salir de la parada del metro y encontrarte con el majestuoso Big Ben, no tiene precio. Y, mientras caminas por el puente, se te vienen a la mente un montón de películas… yo me sentía un poco como Bridget Jones jaja (aunque ella caminaba por otro puente).

121. London - Thames cruise.JPG
Cruzamos el puente y nos fuimos al London Eye. Había una cola increíble, pero como somos muy previsores, nosotros ya teníamos las entradas desde hacía meses. Y subimos. Esas vistas solo se pueden describir en dos palabras: IM PRESIONANTE (los españoles lo entenderéis). Es una auténtica maravilla. De mi cámara de fotos salía humo. Pero no se acaba aquí, porque cuando bajamos nos fuimos a coger un barquito que nos llevó a dar un paseo por el Támesis. Desde ahí vimos el London Bridge y la torre.

126. London - Thames cruise.JPG

117. London Eye.JPG

141. London - Thames cruise.JPG

Cuando bajamos ya teníamos hambre. Y, estando en Londres, no hay cosa mejor que hacer un picnic en uno de sus maravillosos parques. Fuimos al St James’s Park a comernos los bocadillos de pepino… no, es broma, no eran de pepino.
Ya teníamos las pilas cargadas para empezar a caminar y seguir conociendo un poquito más. Trafalgar Square, Picadilly Circus y, como vamos con nuestros niños, HAMLEYS. Si vais con peques, tenéis que visitar esta tienda de juguetes. Hay de todo y os vais a volver locos, sí. Pero es una experiencia chulísima para vivir con ellos. Los trabajadores están jugando, pintando, haciendo trucos de magia… es un espectáculo para todos. A nuestras ladies les pintaron y rizaron un mechón del pelo, y les decoraron las uñas (no todas jaja). El Lord de la casa se pudo sacar fotos con figuras gigantes de Star Wars y con eso tuvo más que suficiente. Lo bueno es que siempre hay cositas baratas para comprar; así que, la experiencia es inolvidable y no os vais a arruinar si os podéis controlar.
Por hoy ya es suficiente; nos vamos a casita dando un paseo por Notting Hill.

Día 3: Hoy nos vamos a una de las zonas más populares de Londres, donde la diversidad y los colores se pasean por ahí. CAMDEN TOWN. Lo escribo en mayúsculas, porque no podéis dejar de visitar este distrito. Lleno de mercadillos, música, diferentes estilos de moda, diferentes peinados con colores… ¡una pasada! Las fachadas de las tiendas son de lo más originales, con lagartos, botas, zapatos que sobresalen de las paredes… Auténticas obras de arte por donde quiera que mires. Y, como no, si queréis comprar cosas frikis como mi super sudadera de juego de tronos en la que dice “Mother of dragons”, este es el lugar. Menos mal que no soy la única friki en casa… el padre de familia se compró la pulsera de Ragnar de Vikings.

206. London - Camden Town.JPG

207. London - Camden Town.JPG

Y, ahora sí, los dos más felices que unas perdices con la sudadera y la pulsera, ya podemos ir a otro lugar. Paramos en el Green Park a comer nuestros sándwiches para seguir rumbo a Chinatown. Las calles llenas de farolillos con un montón de restaurantes. Muy bonito de ver y cerca de M&M’s World. Si sois adictos al chocolate, esta es vuestra tienda. Solo entrar ya te impregnas de olor a chocolate. Y delante esta la tienda de Lego. No entramos porque había cola y nuestros peques ya tenían unos cuantos legos traídos de Legoland.
A unos 10 minutos está Covent Garden. Es como un centro comercial abierto, pero con muchísimas flores y decorado hasta el más mínimo detalle. Para nosotros esta parada era obligatoria, porque aquí hay una tienda de Ben’s Cookies donde podrás probar las mejores cookies del mundo mundial. Te las dan calentitas y son enorme. Nosotros las comemos cada vez que vamos a Oxford, así que fue lo primero que busqué cuando compré los pasajes a Londres. Tenía que saber si las podíamos conseguir ahí. Imaginaos la cara de felicidad al ver que Ben’s Cookies tenía una tienda en Covent Garden. De verdad, si alguien prueba unas galletas más ricas que estas, hacédnoslo saber, por favor.

Día 4: Nos levantamos con la intención de ir a ver el cambio de guardia (que es un espectáculo) en el Buckingham Palace. Pueden cancelarlo sin previo aviso, ya sea por condiciones meteorológicas o por razones desconocidas… y tuvimos la mala suerte de que llegamos y lo habían cancelado. Pero a nosotros no nos para nada, y si no lo vemos hoy, lo veremos mañana. Por eso es bueno tener los días planeados, porque tienes planes de reserva y lo que no puedes hacer hoy lo haces mañana y viceversa.

381. London - Buckingham Palace
Nos fuimos al museo de historia para ver dinosaurios… creo que fue después de este día que el peque de la casa se enamoró de los dinosaurios. Estuvimos en la planta de los fenómenos naturales y estuvimos en el simulacro de un terremoto. Para los niños fue muy impactante (en el buen sentido de la palabra), “estar en la piel” de aquellos que han sufrido en algún desastre natural. Hay videos sobre los tsunamis, volcanes… muy educativo.

394. London - Natural History Museum.JPG
Ya teníamos hambre… toca picnic en Kensington Gardens.
Y, hoy, como también somos super mega fashions… nos vamos a tomar el té a Harrods. Ya nos ves en medio de la calle, intentando arreglar las pintas que llevábamos y pintándonos los morros. Pero vamos, que no cuela. Entramos ahí y eso es otro mundo. Se notaba a leguas que éramos turistas y que lo único que íbamos a comprar era un boli que pusiera Harrods y que no costara más de £10. Pero el té nos lo íbamos a tomar con pintas y todo. Ahí estábamos nosotros, con un montón de mochilas, bambas, sudados de caminar… pero con los labios pintados y tomándonos el té con una preciosa vajilla de porcelana. Esta experiencia hay que vivirla. Compramos dos menús de té y comimos los 5. Con cada menú te traen una tetera para ti solito con el té que elijas y unas bandejas de 4 alturas con comida. El primer piso de la bandeja tenía un surtido de sándwiches que estaban buenísimos (con salmón, rostbeef…). El segundo tenía dos scones gigantes: uno con pasas y otro sin. El tercer piso tenía un trozo de pastel a tu elección. Y el último tenía un montón de frasquitos de mermelada de fresa y crema para poner dentro de los scones. Lo que digo, con dos menús cenamos, porque ya después no tuvimos hambre hasta el día siguiente.

460. London - Harrods.JPG

449. London - Harrods.JPG

Antes de volver a casa, teníamos que ir al baño… en realidad, lo que queríamos era chafardear un poco. Lujo hasta en los baños. Tienes cremita para ponerte en las manos y un montón de perfumes para ponerte. Pero yo cometí el error de preguntarle a mi hija, que le gusta tooooodo rosita, qué perfume quería que nos probáramos. Claro, ella se guía más por el color que por el olor. Y había un frasco con perfume rosa… Madre mía, seguro que era buenísimo, pero era un olor tan fuerte que estuvimos dos días oliendo a ese perfume.

Cuando ya estábamos todos arregladitos, fuimos a ver si podíamos comprar alguna cosilla. Por curiosidad, miré unas sandalias para las niñas… costaban unas £150. Así que seguí mirando, como si nada y al final me llevé el boli de £10.

Día 5: Hoy sí o sí vemos el cambio de guardia. Un montón de gente por todos lados, coged bien de la mano a los niños, porque todo el mundo te apretuja por todos lados. Pero apretujados y todo, pudimos ver el espectáculo. Muy chulo, valía la pena. si quieres ver el desfile, mejor que no te pongas en las rejas del palacio. Pero si lo que quieres es ver lo que hacen dentro del palacio cuando cambian la guardia, tienes que ir temprano para coger sitio en las rejas del palacio. Nosotros nos quedamos en la parte donde se ve el desfile, porque no llegamos a tiempo para coger sitio y, realmente creo que con niños es suficiente. En las rejas se empieza a acumular un montón de gente, y si no llegas a tiempo se te pone gente delante y detrás y no ves nada.

509. London - Buckingham Palace.JPG

516. London - Buckingham Palace.JPG

De ahí nos fuimos a Portobello, un mercadillo de antigüedades y cosas usadas en medio de la calle. Aquí nos sentíamos como Julia Roberts y Hugh Grant recorriendo las calles de Notting Hill, con las casitas pintadas con tonos pasteles, lleno de gente. Otro lugar que te enamora aún más de Londres y su gente.

Ese mismo día, después de haber recorrido muchísimas calles de Londres y habernos sacado cientos de fotos en la típica cabina roja, ya nos fuimos para Stansted, porque nuestro vuelo salía al día siguiente muy temprano. Teníamos reservado un hotel a 5 minutos del aeropuerto. El hotel tenía servicio de traslado al aeropuerto en autobús. Al lado del hotel había un McDonald’s, así que a cenar y a dormir temprano que hay que madrugar. Nos quedamos impresionados con el hotel. Muy económico, cómodo, limpio… perfecto si tu vuelo sale temprano o llegas muy tarde a Stansted.

Día 6: Tenemos sueño y nos encanta Londres… ¿y si nos quedamos? Con esta sensación nos quedamos cada vez que pisamos suelo inglés, con ganas de quedarnos. Así que si me preguntan si recomiendo Londres… pues, la verdad es que te va a ENAMORAR.

Bye bye England.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s